MAMÁ, NO QUEDA LECHE !!!!!

Soy consciente de que la idea para este blog era escribir sobre temas de enfermería, pero hoy he decido cambiar. Hoy mi entrada va a ser de un tema personal.

Hace unos días acudí a una cena de “antiguas alumnas del colegio”. Si, del colegio, de cuando  íbamos a EGB hace…. algún año y unos meses más, y a pesar de mis reticencias me divertí y me lo pase francamente bien. Había gente que no veía desde que acabamos, desde que teníamos 14 años!!! Como decía, de algunos años atrás.

Lo que toca en estas reuniones, lo normal, es preguntar y saber qué estamos haciendo y algunas tuvimos que ponernos al día de muchas cosas: ¿al final que estudiaste? ¿Fuiste al instituto o eras de FP? ¿Te casaste? ¿Tienes hijos? y un largo etc. de batería de preguntas fácilmente imaginables.

A mi me resultó divertida la reacción de algunas de mis compañeras cuando intentaba explicar QUÉ estaba haciendo exactamente. Y lo entiendo. Cuando les decía que era, bueno, que soy enfermera; pero que ahora no me dedico a la asistencial sino que me dedico a la investigación, pero que también me dedico a la docencia. Y cuando les decía que teóricamente vivo en Alcoy, pero que ando a caballo entre Valencia y Alicante, además de alguna visita a Londres, Amsterdam, o a alguna otra ciudad de Europa que sea sede de mis reuniones como miembro de grupos enfermeros europeos…. Bueno, que entiendo sus caras. En otras en cambio notaba unas finas líneas de expresión en la cara que parecían decir “uff, esta es de las mías” y entonces se sentían liberadas a compartir cómo se las apañaban para encajar el puzzle donde cabía la persona, mujer, profesional, madre, hermana, esposa-novia-amante, hija, amiga y como decía Almodovar, no morir en el intento.

Lo más gracioso fue cuando una compañera-amiga contó una anécdota: ella se encontraba en Bruselas en una reunión de trabajo cuando recibe una llamada (la verdad es que no me acuerdo si dijo llamada o WhatsApp) de una de sus hijas. Como madre, se interesó por saber qué ocurría que su hija le llamaba, y la voz del otro lado del teléfono le dijo “mamá, es que no queda leche”. Y con toda la paciencia del mundo que caracteriza a las madres justo en ese momento vital que no sabes si ponerte a reír a carcajadas o gritar cual posesa, respondió:  cariño, estoy en Bruselas en una reunión de trabajo. Por qué no se lo comentas a papá que esta ahí en casa contigo?

Os podéis imaginar las risas que provocó la anécdota. Nos salían hasta las lágrimas. Fue un momento muy divertido. Pero cuando llegué a casa y el grado de alcohol procedente del vino de la cena ya se había metabolizado en mi organismo, fue un momento muy triste. ¿Por qué seguimos con estas situaciones? ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Qué sociedad estamos desarrollando que en pleno siglo XXI una adolescente llama a su madre a Bruselas porque no hay leche?

Claramente, la conciliación laboral, el techo de cristal, el desarrollo de la carrera de las mujeres con hijos, etc., no son temas que tengamos resueltos. Soy consciente que en algunos países existen problemas mucho más serios y peligrosos en cuanto a discriminación de la mujer y en  cuanto a derechos humanos; pero a nosotros se nos llena la boca diciendo que somos un país europeo, que somos un país desarrollado, y pensamos que ya lo tenemos todo resuelto…. cuando todavía queda muchísimo por hacer.

vineta

 

Las mujeres todavía encontramos firmes y duras barreras para lograr mantenernos a flote conjugando vida laboral, vida familiar y vida social. Y no tengo claro que desde las escuelas, desde la educación y mucho menos desde las políticas sociales se este apostando fuerte por este tema. La mayoría de las veces se queda en agua de borraja.

La educación en igualdad es imprescindible para el desarrollo de un país que se llama moderno y europeo. Y esta educación no solo debe ir encaminada a las niñas. Debemos educar en igualdad insistiendo mucho en reforzar una actitud positiva en los niños porque, no nos engañemos, o la mujer ha decidido no tener pareja sentimental o  tiene a su lado un hombre que le ofrece todo el apoyo para que el “puzzle” del que hemos estado hablando pueda ser.

Intuyo que a pesar de la anécdota, mi amiga lo tiene y yo, afortunadamente para mí, también.

Veis? Al final no era un tema personal. Al final este post habla de Sociología

 

PD: dedicado a todas las mujeres que día a día , luchan por sus sueños y ambiciones, y para los hombres que con su apoyo hacen que esto pueda suceder.

Gracias amor.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *