Cáncer y Belleza ¿son incompatibles?

A algunas personas les puede parecer una frivolidad que nos estemos preocupando de la belleza o de estar guapas cuando nos han diagnosticado cáncer y estamos luchando para ganar la batalla pero no hay que olvidar (y muchos estudios lo avalan) que el aspecto físico puede influir a la hora de afrontar de forma más positiva una enfermedad. También es cierto que muchas pacientes a la hora de empezar un tratamiento contra el cáncer precisan de consejos y asesoramiento de temas estéticos y de cuidados físicos. ¿Por qué no incluirlos entonces en nuestros cuidados enfermeros?

El cuidado del cuerpo se refleja en la mente y por tanto en el estado psicológico en el que nos encontramos por lo que como profesionales deberíamos profundizar en los aspectos relacionados con los cambios que se producen durante la enfermedad también a nivel estético. Minimizar el cambio estético eleva la autoestima del paciente y contribuye a aumentar su calidad de vida.

gorro-invierno-marron-peq

Sabemos que tanto la quimioterapia como la radioterapia (sin olvidar la menos importante cirugía) tienen efectos secundarios que alterarán la imagen corporal y que existen pautas que nos ayudarán a disminuir los efectos negativos de estos. El cabello, las cejas y pestañas, las uñas, la piel, son aspectos que cuidados, mejoran el aspecto físico y por tanto ayudan a encontrarse mejor. Las personas que reciben tratamiento para su cáncer pueden adaptar algunos consejos para mejorar su imagen física. Es importante también contar con la ayuda de esteticistas y peluqueros especializados en el tema que nos ayuden en el proceso de curación.

Algunos consejos son generales para todos como: usar una crema protectora de sol con un filtro solar alto (SPF50) durante el día, además de evitar exponerse a las horas de mayor luz solar; usar jabones y cremas libres de alcohol, con productos naturales e hipoalergénicos, utilizar maquillaje hidratante con protección solar y con poco aroma; no exfoliar la piel; ducharse con agua templada; evitar la sauna, jacuzzi y no se recomienda cortar las cutículas en el cuidado de las uñas. Otros cuidados como los masajes deben de ser consultados al oncólogo de referencia puesto que su idoneidad o no dependen tanto de las características del paciente como de las del tratamiento que siga.

Si pensamos que no estamos preparad@s para abordar estos temas con más profundidad, existen  programas como el de “Ponte Guapa, Te Sentirás Mejor” llevado a cabo por la Fundación Stanpa donde se realizan talleres prácticos y cuyo objetivo es ayudar a las personas en tratamiento oncológicos a que logren una imagen con la que se sientan a gusto y con mayor confianza para enfrentarse con una actitud positiva a su enfermedad. Podéis recomendar algunas webs como la de la Asociación Española de Oncología www.seor.es;  Sociedad Española de cirugía reparadora www.secpre.es ; Grupo español de pacientes con cáncer www.gepac.es y el de la asociación nacional de perfumería y cosmética www.stanpa.es

No lo olvidéis cuidar el aspecto físico no es una cuestión banal, mejora el estado de ánimo y la autoestima, y lo que es más importante, aumenta la adherencia al tratamiento médico y por tanto ayuda a la curación de nuestros pacientes.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *